Portada » Vida y Salud » Eco » Hay que cambiar la dieta para parar el calentamiento global
Diario G24
Diario G24 noticias de Guaymallén, Mendoza y el mundo.

Hay que cambiar la dieta para parar el calentamiento global

La meta del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 grados no podrá lograrse sin cambios en el uso global del suelo, que llevan aparejados nuevos hábitos en el consumo de alimentos, se advirtió hoy en un informe de la ONU, que será la base para futuras negociaciones sobre cambio climático.

En el documento, aprobado tras cinco días de reuniones de científicos en la 50 sesión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, dependiente de Naciones Unidas), se destaca que “una mejor gestión del suelo puede contribuir a frenar el cambio climático, aunque no es la única solución”.

El informe, segundo de los tres encargados al IPCC tras la firma del Acuerdo de París de 2016 para facilitar su cumplimiento, es clave para futuras negociaciones entre Estados firmantes e influirá en las que se produzcan durante la cumbre climática anual que se celebrará en diciembre en Santiago de Chile.

El amplio análisis contiene recomendaciones para que los gobiernos dicten políticas con el fin de cambiar el uso forestal y agrícola del suelo para así contribuir a la lucha contra el cambio climático, teniendo en cuenta que, entre otras cosas, los bosques absorben cerca de un tercio de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

En este sentido, en el documento se recomienda la puesta en marcha de “políticas que reduzcan el despilfarro de comida e influyan en la elección de determinadas opciones alimentarias”, en alusión a dietas menos carnívoras y que reduzcan la población obesa o con sobrepeso, próxima a los 2.000 millones de personas.

De acuerdo con el informe, se derrocha entre un 25 y un 30 por cien de la comida que se produce en el planeta, por lo que combatir este problema puede rebajar las presiones por reducir bosques y aumentar el suelo agrícola, contribuyendo así a una reducción de las emisiones de CO2 (principal gas causante del efecto invernadero).

También se propone retomar prácticas agrícolas, ganaderas y silvícolas de las poblaciones indígenas tradicionales, ya que según el documento “su experiencia puede contribuir a los desafíos que presentan el cambio climático, la seguridad alimentaria, la conservación de la biodiversidad y el combate de la desertización”.

En el informe se fija, por primera vez, la relación directa entre el cambio climático y la degradación del suelo global (zonas más áridas, pérdida de biodiversidad, desertización) y se advierte de un aumento de las sequías en regiones como el Mediterráneo o África del Sur debido al calentamiento global.

En otras zonas, como los bosques boreales, los efectos del cambio climático podrían incluir mayor riesgo de incendios forestales o de las plagas, según el texto del IPCC.

 

Poco margen de maniobra

“Las tierras están bajo la presión creciente de las actividades humanas” y “el cambio climático es una presión suplementaria”, indicó la climatóloga francesa en una conferencia telefónica.

Según el informe ya no queda tiempo porque el calentamiento de las tierras emergentes alcanzó 1,53°C, el doble del aumento global de la temperatura (incluyendo los océanos).

“A partir de 2°C de calentamiento global podríamos encontrarnos con crisis alimentarias de origen climático más severas y más numerosas”, advirtió uno de los autores del informe, Jean-François Soussana, durante la conferencia telefónica.

El margen de maniobra es muy pequeño si se quiere limitar el cambio climático y sus efectos en las tierras y, al mismo tiempo, alimentar correctamente a una población mundial que al final de este siglo podría superar los 11.000 millones de personas.

“Tenemos que cambiar sustancialmente la manera cómo utilizamos nuestras tierras”, dijo Piers Forster, profesor sobre el cambio climático de la universidad de Leeds (Reino Unido).

“Tenemos que pensar de manera mucho más exhaustiva cómo utilizaremos cada hectárea. Las tierras tienen que permitir cultivar nuestras comida, proporcionar biodiversidad y agua dulce, dar trabajo a miles de millones de personas y capturar miles de millones de toneladas de carbono”, indicó.

Cambiar los hábitos de alimentación

El IPCC elaboró distintas hipótesis para lograr el objetivo de limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C o a menos de 2°C en relación a la época preindustrial.

Estas hipótesis incluyen el cambio del uso de las tierras, la reforestación y las bionenergías, entre otras medidas.

Sin embargo el informe advierte que la reconversión del uso de las tierras (reforestación para capturar CO2, campos dedicados a las bioenergías, etc.) podría tener “efectos secundarios indeseables”, como la desertificación o la degradación del suelo.

Elegir bien qué hacemos con la tierra “es fundamental para enfrentarse a la crisis climática”, indica Stephen Cornelius, de WWF, que fue observador durante las negociaciones.

Para el IPCC, además de reducir los gases de efecto invernadero, también hay que cambiar los hábitos de consumo.

Actualmente entre “el 25 y el 30% de la producción total de comida se desperdicia”, indica el informe, al tiempo que unos 820 millones de personas en el mundo siguen pasando hambre.

Si en las regiones pobres las proteínas animales son a veces insuficientes, en los países ricos se consumen en exceso y hay 2.000 millones de adultos con sobrepeso o obesos.

Por eso “hay que eliminar el desperdicio de alimentos y reducir el consumo de carne” apunta por su parte la oenegé Climate Action Network.

El informe del IPCC publicado este jueves es el segundo de una serie de tres “informes especiales”.

El primero, publicado el año pasado, abordó la cuestión de si es posible contener el calentamiento global 1,5°C. El tercero y último, previsto en septiembre, tratará sobre los océanos y la criósfera (glaciares, etc). 

Fuente: EFE y AFP

Comentarios

comentarios

Te puede interesar

Diario G24 noticias de Guaymallén, Mendoza y el mundo.

Personal doméstico recibirá un bono de hasta $3.000: cómo y cuándo

El sindicato de empleadas domésticas anunció que las trabajadoras de casas particulares recibirán un bono …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.