Portada » Vida y Salud » Eco » El desafío de las Tierras Secas
Diario G24
Diario G24 noticias de Guaymallén, Mendoza y el mundo.

El desafío de las Tierras Secas

Por Lic. José Pozzoli

Especialista en Políticas Ambientales y de Cambio Climático

El cambio climático llegó para quedarse y lo que parecía ser un problema ambiental de algunas regiones se ha transformado en la gran amenaza para humanidad.

Como todo fenómeno de magnitud global, el cambio climático tiene diversas causas. Podemos confundirnos y creer que las suyas solo responden a un aumento de las emanaciones de CO2, cosa que es real y medible; pero, en realidad, lo que hay que preguntarse es quién y para qué se quemaron billones de toneladas de combustible fósil.

Aquí nos encontraremos con variables que no solo son ambientales. Nos encontraremos con las ideologías del consumismo tanto por derecha como por izquierda, la carrera armamentista de occidente y de Asia, el afán de riqueza de los ya desarrollados y la necesidad de desarrollarse de los que no lo han hecho. Nos encontraremos con sociedades cuyos paradigmas han cooperado en gran escala a este fenómeno y sociedades que, aunque no han contribuido notoriamente, son las que más lo sufren.

A la postre, nos encontraremos con que el cambio climático es, en gran medida, fruto de la necesidad que tuvo y tiene el ser humano durante la modernidad y la posmodernidad de manipular el ambiente, la cultura, el espíritu, etc., en función de obtener el máximo provecho material.

Es un hecho: el cambio climático está entre nosotros. Lo padecemos. Así como sus causas han nacido de la voracidad del hombre, sus consecuencias tenderán a devorarse al hombre y la mujer en sus múltiples dimensiones.

Lo que parece el aumento de la temperatura de “tan solo” un par de grados, ya está haciendo estragos sociales, ambientales, económicos y culturales en distintas partes del mundo. Sequías, inundaciones, huracanes y el aumento del nivel de los océanos producen muerte, enfermedades, desarraigo, pobreza y violencia en muchos puntos del planeta. Las palabras “adaptación”, “mitigación”, “vulnerabilidad” y “riesgo” aparecen en todas las agendas públicas.

A problemas globales, hay que darles soluciones globales. Sin embargo, nuevamente nos planteamos cuáles pueden ser estas soluciones y, desde nuestra perspectiva, no vendrán por donde se creó el problema; no vendrán por propia decisión del sistema que produce y fagocita la riqueza del mundo. No pueden venir por allí porque están condicionadas intrínsecamente para ello. Desde nuestra perspectiva, la solución solo puede ser por la política, la más alta política que debe volver a ponerse por encima y regir la economía, sus límites y valores.

Cómo afecta el cambio climático a Mendoza

El problema de mayores dimensiones se relaciona con una marcada disminución de los glaciares y con un corrimiento de la isoterma de cero grados, línea que marca el comienzo de la formación de nieve en la montaña. Esta isoterma se está moviendo hacia mayores altitudes, por lo que habrá menos nieve disponible para el deshielo estival. De acuerdo a los especialistas, los cultivos se enfrentan a amenazas como una intensa radiación solar, temperaturas más altas y menor disponibilidad de agua para riego.

En el escenario tendencial para los próximos 20 años (al que se llegaría de no tomarse medidas acertadas), se potencian las líneas observadas en las últimas décadas:

  • Crecimiento desproporcionado del Gran Mendoza, con crecientes déficits hídricos, degradación de suelos y contaminación de agua, suelo y aire.
  • Decrecimiento del resto de las áreas de la Provincia por escaso desarrollo, desertificación, mal manejo de suelos, explotación de actividades económicas sin el debido control, etc.
  • Aumento en las temperaturas mínimas y máximas de 1ºC.
  • Disminución del 12% en los caudales de los ríos de montaña por el menor volumen de los glaciares.
  • Este mismo fenómeno podría aumentar la frecuencia de lluvias en algunas zonas y consecuentemente la humedad.

Como resultado de todos estos factores, seguramente asistiremos a fenómenos de disputa por los recursos de agua y suelo que, de no ser revertidos con políticas activas y acertadas por parte del Estado, provocarán una mayor concentración de riqueza y, por ende, menores desarrollo y equidad en Mendoza.

Políticas activas

Como en muchas otras ocasiones (Ley de Aguas, Ley General de Ambiente, Ley Ordenamiento Territorial), la Provincia desde hace más de 10 años fue una de las primeras en abordar y ocuparse del problema del cambio climático mediante mecanismos institucionales y políticos que a continuación mencionamos:

  1. Creación de la Agencia de Cambio Climático Mendoza.
  2. Inventario de glaciares en la provincia.
  3. Programa de Gestión Ambiental para una Producción Sustentable del Sector Productivo (BID 1865/OC-AR) y Subprograma de Promoción de Producción Limpia.
  4. Creación y desarrollo de Institutos Científicos, Técnicos y Académicos.
  5. Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos.
  6. Plan e inversiones hídricas.
  7. Adaptación a las consecuencias del Cambio Climático en el sistema hidrológico de Cuyo (BID-AR-G1003) 2013.
  8. Programas de generación de energías limpias.

Conclusiones y desafíos

Es un hecho irrefutable e irreversible que el planeta asiste a un proceso de cambio ambiental global debido a varios factores que van desde los ciclos naturales del universo hasta el calentamiento global por la emisión de gases (Informe del ICPP, 2013).

Como reseñamos brevemente arriba, la provincia de Mendoza está haciendo esfuerzos institucionales en algunos ámbitos para adoptar como política pública las recomendaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y, en especial, el Acuerdo de París (2015) para mitigar los efectos negativos del cambio climático.

Concretamente, creemos oportuno y necesario trabajar todos estos temas desde una óptica de políticas públicas transversales a todos los ejes sectoriales y territoriales que abarquen ministerios, municipios, organismos técnicos, científicos y académicos.

Es este sendero, gracias al triple proceso institucional, legal y político (implementación de la Ley Provincial Nº 8051 de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo; modificación de la Ley 5961 de Preservación del Medio Ambiente y reforma de la Constitución Provincial), el que estamos transitando los mendocinos y las mendocinas.

Creemos que tenemos una oportunidad única para incorporar lineamientos y conceptos de cambio climático que permitan establecer lineamientos comunes para formular y gestionar políticas públicas capaces de dar verdaderas respuestas a los desafíos que hoy se nos proponen y así lograr una Mendoza equilibrada en lo territorial y equitativa y justa en lo social.

Comentarios

comentarios

Actividades deportivas

Te puede interesar

Diario G24 noticias de Guaymallén, Mendoza y el mundo.

Avanza el Plan de Recuperación Vial en el barrio Marzitelli

Este viernes, el Plan de Recuperación Vial desembarcó en el barrio Marzitelli de San Francisco …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.