Portada » Actualidad » Adolfo Bermejo: “El gobernador Suarez está entrampado”
Diario G24

Adolfo Bermejo: “El gobernador Suarez está entrampado”

El senador provincial del PJ aprobó la gestión de la pandemia de Alberto Fernández.

Aunque las confrontaciones político partidarias son inevitables y, seguramente, necesarias, en Mendoza los choques entre referentes y líderes políticos no poseen la agresividad de otras latitudes del país. También se le reconoce a la provincia ser de alta calidad institucional aunque existen situaciones que podrían negar esta valorización, pero, a decir verdad, es la excepción. Estas particularidades no cayeron del cielo. Fueron construcciones de los mendocinos y mendocinas que ocuparon cargos a lo largo de nuestra historia. Adolfo Bermejo se puede contar entre ellos.

El actual senador provincial tiene una intensa vida política. Se sentó como concejal en una banca en Maipú en 1983, luego fue funcionario de la comuna, más tarde intendente, de allí saltó al Senado Nacional, fue candidato a gobernador (perdió contra Alfredo Cornejo en 2015) y ahora ejerce como senador provincial. También fue presidente del Partido Justicialista de Mendoza. Este Currículum Vitae es solo político, aunque suficiente para tener una dimensión de su trayectoria.

Esto significa que Bermejo pasó por una infinidad de momentos, de triunfos y también derrotas, de crisis y de viento de cola para su partido, el peronismo. Por lo tanto, su mirada sobre la actualidad, la coyuntura y sobre su vida política es interesante ser interpelada.

– Bermejo, ¿qué opina de la postergación de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que pretende el gobierno nacional para no ir a votar, como argumentan, en pandemia con la segunda ola de contagios aún vigente, posiblemente?

– Nosotros siempre hemos estado a favor de las PASO, inclusive cuando conformamos con algunos intendentes el sector Azul en Mendoza, fueron nuestros legisladores los que presentaron el proyecto de ley en la provincia. De hecho, nuestro partido la ha utilizado como una herramienta muy valiosa para la democracia. La utilicé yo cuando fue precandidato a gobernador en 2015, competí contra (Matías) Roby y (Guillermo) Carmona; y en la próxima compitió mi hermano Alejandro contra Anabel (Fernández Sagasti). En cambio, otros partidos no han utilizado esta herramienta y nosotros creemos que sí es valiosa.

– ¿Y en este contexto de pandemia?

– Ahora, lo que está intentando hacer a Nación es correrlas, no he escuchado que se esté hablando de suspensión de las PASO. Me parece que, por los acontecimientos, que la segunda ola avanza más rápido que la vacunación por una cuestión lógica. Por lo tanto, yo comparto que se pueda trasladar hacia adelante el calendario electoral.

– ¿Cómo analiza la gestión de la pandemia nacional por parte de Alberto Fernández?

– A nivel nacional es un caso bastante complejo, porque Alberto asume con dos tragedias. La primera es la herencia de (Mauricio) Macri, quien dejó un país devastado económicamente. Esta es la primera crisis que debe enfrentar el Presidente. Y la segunda, es la pandemia. Por esas razones es que a nivel nacional adhiero a todas las decisiones que fue tomando el Gobierno siendo que ha tenido en frente una oposición que permanentemente utilizó la cuarentena, la vacuna envenenada… Siempre hubo marchas en contra de las decisiones del Presidente de la Nación y en soledad ha gestionado esto. Los resultados los vamos a ver en un tiempo, quizá hacia fin de año. Y si avanzamos con la vacunación, si Argentina con ese laboratorio nacional (Richmond) puede avanzar hacia una mayor producción de dosis va a ayudar mucho a mejorar la situación.

También veo mucho esfuerzo en recomponer la economía. Tengo mucha esperanza en esto porque hay anuncios en construcción de viviendas, hemos visto al ministro de Obras (Gabriel Katopodis) recorrer nuestra provincia y acordar con todos los intendentes, o la mayoría, obras importantísimas para Mendoza. Esto se suma al acompañamiento de la Nación para IMPSA (el Estado nacional y provincial podrá invertir en acciones en la empresa), con Portezuelo, por lo que creo que hay algunos datos, que más allá de las circunstancias que marcan caída del empleo y aumento de la pobreza, tengo esperanzas que todo va a ir mejorando de a poco.

– Y la gestión del gobernador Rodolfo Suarez para enfrentar la pandemia, ¿cómo la evalúa?

– En la provincia, por lo que veo, el gobernador siempre está entrampado con algo, no termina de imponer una marca propia ni de tener identidad propia. Yo se los he dicho (a los legisladores oficialistas) en el recinto, siempre están entrampados entre “la revolución de lo sencillo” (consigna de Cornejo) y una marca que no terminan de imponer. Está entrampado (Suarez) entre lo que dice una mesa de Juntos por el Cambio en Buenos Aires y después busca pedirle ayuda al presidente de la Nación. Entonces, está ahí en una nebulosa.

– ¿Quién lo entrampa al gobernador? ¿Alfredo Cornejo?

– No, yo creo que se entrampa solo porque quedar bien con Cornejo. Porque va a Buenos Aires a pedir una cosa y luego en Mendoza pretende otra. Además, entiendo que tiene un Gabinete que es más técnico que político. Entonces, fracasa con la reforma de la Constitución, fracasa con la reforma educativa. Y sí puede avanzar con otros proyectos como son: Mendoza Activa, IMPSA y el Banco de Vinos porque en estos casos hay otros ministros al frente con más solvencia política que pueden lograr acuerdos.

Nosotros como oposición en Mendoza tenemos la consciencia tranquila de haber acompañado todo lo que se nos ha pedido. Al último Presupuesto se lo aprobamos con rollover por un año, pero con rollover al fin; le aprobamos endeudamiento, plan de obras públicas muy importantes y todos los proyectos de emergencia que se pidieron. En fin, todo lo que necesitó el gobernador lo ha tenido. Lo que no ha podido conseguir fue producto de la impericia que han tenido en el Gabinete de no saber actuar a tiempo y de manera adecuada.

– ¿Usted no fue el gobernador de Mendoza en 2011 porque votó en contra del Matrimonio Igualitario y a favor de la Ley de Glaciares, siendo senador nacional, y la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, le bajó el pulgar y no pudo ser candidato?

– No lo asumo que fue una decisión de ella, a mi no me consta. En aquel tiempo en el Senado presidí la Comisión de Infraestructura y Obras Públicas, que tenía acuerdo con la Presidenta y ella me dio toda la confianza para estar al frente de esa comisión estratégica. Yo no fui candidato en ese momento, entiendo, por otras circunstancias pero no por decisión de ella.

– Entonces fue por la Ley de Glaciares

– No, no sé. No creo que hayan influido la Ley de Glaciares ni por el Matrimonio Igualitario. Por supuesto, que el gobierno nacional no estuvo de acuerdo con mi voto en estos dos proyectos. Yo voté por convicción y pensando en la provincia y no me consta que no fui candidato a gobernador por estos temas.

– ¿Ahora cuál es su aspiración política?

– Hoy, es trabajar por la unidad del peronismo, porque si no la tenemos creo que no tenemos destino. El peronismo tiene que estar unido. Primero, para garantizar un buen trabajo como oposición en la provincia que es para lo que nos eligieron los mendocinos. Segundo, para elaborar un plan de gobierno con tiempo para cuando llegue el momento, porque ahora tenemos la cabeza metida en la pandemia y no tenemos mucho margen para pensar en otra cosa, más allá que es un año electoral. Así, llegado el momento habrá que elegir a las mejores y a los mejores candidatos.

Entiendo que el peronismo avanzó mucho después de tantas derrotas electorales logrando unificar los bloques en la Legislatura, eligió autoridades partidarias de manera ordenada y hoy tanto la presidenta del partido (Anabel Fernández Sagasti) como los intendentes representan un volumen importante que pueden asegurar la unidad. Luego, habrá que trabajar con nuestros equipos técnicos para llegar a 2023 siendo competitivos, para mostrarles a los mendocinos cómo podemos hacer mejor las cosas sin ponernos a hablar mal de Cornejo, de Bullrich, de Macri.

Esas son las tareas que debemos hacer y a mi me encuentran sumando voluntades para unir cada vez más al peronismo y a disposición de mi partido para lo que crea conveniente. Hoy ocupo la vicepresidencia del Senado Provincial y esta es la responsabilidad que hoy me toca.

– ¿Qué opina del partido Éxito, del MendoExit?

– A mi me parece que todas aquellas voluntades de sumarse a la política están bien. No tengo nada que criticar al respecto, no conozco mucho a las personas que están en ese espacio. He visto que se sumó el Partido Demócrata pero ha generado divisiones hacia el interior del mismo. Pero creo que como voluntad de participar y estar en política, bienvenido sea. Porque esto generará más competitividad hacia los partidos tradicionales para enfrentar a los nuevos espacios. En síntesis, me parece saludable para la provincia que aparezcan más voluntades.

– ¿Con cuál político del oficialismo mendocino se lleva bien, pero bien?

– Me llevo bien con varios.

– Pero debe haber uno en particular que se lleve mejor, que usted diga “con este me entiendo”.

– Podría sintetizarlo en Juan Carlos Jaliff. Aparte de la relación de amistad de muchísimo tiempo, yo he sido intendente de Maipú, él ha sido funcionario de la provincia, vicegobenardor y legislador y siempre hemos tenido una relación de entendimiento más allá de las diferencias políticas y partidarias. Además, somos los dos muy hinchas de Boca.

Comentarios

comentarios

Te puede interesar

Capacitación en redes sociales y marketing digital para hacedores culturales

La Municipalidad de Guaymallén invita a todos los hacedores creativos y culturales del departamento a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.