Portada » Opinión » FIGUEROLA: 8M día de la mujer, mucho ruido y pocas nueces
Diario G24
Diario G24 noticias de Guaymallén, Mendoza y el mundo.

FIGUEROLA: 8M día de la mujer, mucho ruido y pocas nueces

Por José Figuerola y Abigail Rodríguez

Mientras la brecha de la desigualdad y las cifras de violencia aumentan cada vez más; las mujeres se organizan y la sociedad va tomando conciencia, pero el Estado sigue ausente del debate y sobre todo de la acción.

Los casos de abusos en Hollywood resonaron mundialmente e hicieron eco en nuestra farándula que, si bien ya había presentado denuncias similares, encontró en esta movida el impulso para visibilizar más casos de violencia de género.

Incluso programas que generalmente enfatizan en chimentos comenzaron a mostrar discursos vinculados a la defensa de la mujer y abrir espacios a referentes feministas. ¿Aporte a la causa o aprovechamiento mediático? Fue la incógnita, pero lo cierto es que fomentaron el debate en torno a la desigualdad y opresión que sufren a diario la mayoría de las mujeres.

Pero además de los discursos existen estadísticas alarmantes elaboradas por diversos organismos como la UNESCO, Unión Europea y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Conforme a las mismas, la situación actual plantea que el 70 % de las personas que viven en la pobreza son mujeres, en Latinoamérica y el Caribe la proporción de hogares pobres pasó de 108 mujeres cada 100 hombres en 1997, a 117 cada 100 en sólo 5 años.

En cuanto al trabajo asalariado las mujeres ganan globalmente un 24% menos que los hombres por realizar la misma tarea en el 85% de los países que poseen datos (92 países relevados), por otra parte, la tasa de desempleo de mujeres con educación avanzada es sensiblemente mayor a la de los hombres. Además, dos tercios de los 800 millones de personas analfabetas que existen en el mundo son mujeres.

Solamente en la Unión Europea en el año 2014 un tercio de las mujeres entre 18 y 74 años -aproximadamente 62 millones de personas- ha sufrido algún tipo de abuso físico, una de cada 10 ha sido agredida sexualmente, y 1 de cada 20 violada. Y esto solamente en un año en una de las regiones donde las mujeres sufren menos vulnerabilidad en el mundo.

Frente a esta realidad, producto de siglos de opresión, nació como resistencia y lucha por los derechos de la mujer el movimiento feminista conformado básicamente en tres etapas de desarrollo: primero con las iniciales referencias a la igualdad, una segunda fase que puede llamarse ‘sufragista’ y la corriente posterior encabezada por Simone de Beauvoir y Hanna Arendt.

Estas últimas referentes plantean una revisión de la cultura occidental con respecto a las mujeres e imponen la teoría del género: las distintas formas en que las sociedades asignan roles a hombres y mujeres. Desde lo biológico se habla de sexo masculino y femenino, y desde el punto de vista culturalde género, como una decisión social más allá de la naturaleza.

En otro sentido, la revolución soviética incorporó una serie de promesas al parecer incumplidas para las mujeres: trabajo, educación igualitaria, libertad sexual y maternidad libre.

Actualmente debido a la diversidad de expresiones y visiones que plantea el colectivo de mujeres no puede encasillarse en un término único e inequívoco como ‘feminismo’, es más propicio denominar como ‘feminismos’ a esta serie de posturas respecto a la posición del género. Sin embargo, hay ejes centrales que articulan la discusión: poner punto final a todo tipo de violencia, acoso y abuso; igualdad económica; un cambio en las relaciones amorosas; educación igualitaria; derecho a decidir sobre la vida y el cuerpo propio, acceso a cargos públicos, etc.

En primer lugar, acabar con la expresión más visible del sometimiento de las mujeres, la violencia explícita cotidiana ya sea física, verbal, psicológica. La impunidad masculina para ejercer opresión sobre el cuerpo y la vida de las mujeres. No es un dato menor que entre el 1 de enero y el 28 de febrero de 2018 en Argentina se contabilizaron 47 femicidios solamente registrados en medios gráficos y digitales.

El segundo punto se refiere a enfrentar las desigualdades laborales y sociales que pauperizan las condiciones de vida de las mujeres, igualdad de oportunidades en cuanto al acceso a puestos de trabajo, equidad en el trato, las condiciones y el salario.

En cuanto a las relaciones amorosas se plantea generar lazos igualitarios y de cooperación, desterrando las asimetrías de poder del seno más íntimo de la pareja, se apunta a la libertad de expresiones y vivencias en un ámbito sano de acompañamiento mutuo. A su vez desterrar los mitos del amor romántico como dependencia emocional hacia la pareja, y centrar la mirada en el bienestar personal.

La educación debe ser impartida en forma indistinta liberada de roles de género que plantean la supuesta idoneidad de hombres para tal tarea o mujeres para tal otra. Además de garantizarse la igualdad en el acceso, ya que no hace mucho las féminas tenían prohibida la educación formal, recién en 1957 se legalizó la educación mixta en Francia, por ejemplo.

Un tema tan actual como controversial es el debate por la despenalización del aborto, que enfrenta posiciones morales y personales con un tema de salud pública que deja un triste saldo de muertes por abortos clandestinos.

Por otro lado, las tareas de cuidado comúnmente llamadas ‘trabajo doméstico’ recaen mayoritariamente sobre las mujeres como una forma de ‘amor familiar’ que permite la realización del trabajo asalariado al resto de miembros de la familia. Ya sea cuidar a un ser dependiente (niño, anciano, discapacitado), realizar compras de suministros, mantener el orden y la limpieza del hogar, cocinar, lavar la ropa, entre otras; estas tareas son trabajo no remunerado que debe ser reconocido como tal, ya que es la base de la sociedad capitalista.

A su vez el acceso de mujeres a cargos públicos y puestos de mando es necesario para garantizar la equidad en la toma de decisiones, incluso en la imposición de temas de agenda pública.

El ruido de los medios y de las calles se contrapone al silencio que sostiene el Estado como garante de derechos y equidad, porque a pesar de contar con los recursos para hacerlo prefiere seguir sosteniendo un sistema que funciona a costa del dominio y la explotación.

Comentarios

comentarios

Espiga Mágica

Lee también

Diario G24 noticias de Guaymallén, Mendoza y el mundo.

Sergio Currenti será el chef principal en un suceso internacional

En las próximas semanas, la Embajada de Armenia en Buenos Aires celebrará su incorporación al …

Deja un comentario