La frase habilitó un fuerte debate por uno de los temas más discutidos del primer año de gestión: la actualización de las tarifas de luz, agua y gas.